Ir al contenido principal
Coronavirus en Puerto Rico 11 noviembre 2021: muertes 3,252 | pacientes positivos: 152,574 Positivos Antígenos: 33,449 | Total Positivos: 186,457 | Hospitalizaciones: 71 | Recuperados: 148,112 *actualizado 11 noviembre 2021 por Salud - Vacunados(2 dosis): 2,317,523


En espera en Washington mientras se debate por el proyecto de ley de ayuda de covid-19

(CNN) — El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dice que el enorme proyecto de ley de ayuda de covid-19 ahora en plenaria del Senado es crucial para finalmente adelantársele a la pandemia asesina. También es una metáfora perfecta para la política estadounidense en 2021.

La medida contiene muchos mil

s de millones de dólares en beneficios de desempleo extendidos, ayuda para pequeñas empresas cerradas, efectivo para abrir escuelas y representa un esfuerzo nacional para acelerar las vacunas que finalmente podrían reducir el virus a niveles manejables. Los últimos datos del Gobierno muestran que el país ha perdido casi 10 millones de puestos de trabajo desde donde estaba hace un año, lo que subraya la dolorosa necesidad humana que abordará el paquete.

Pero los republicanos acusan de que la medida está cargada de grandes gastos liberales que no tienen nada que ver con la crisis y discuten con pagos sustanciales de ayuda a estados y ciudades que, según ellos, están sufriendo menos de lo esperado debido a ingresos fiscales mejores a los proyectados.

A pesar de que se espera una oleada de modificaciones venenosas el viernes, los demócratas esperan que el proyecto de ley se apruebe este fin de semana, probablemente con la vicepresidenta Kamala Harris emitiendo un voto decisivo en el Senado 50-50, lo que refleja un equilibrio de poder de filo de navaja.

Antes de eso, una pelea teatral en el Senado, con acrobacias del senador republicano Ron Johnson de Wisconsin y un proyecto de ley de 628 páginas y US$ 1,9 billones que representa un gran golpe de los demócratas que operan en líneas partidistas, está escribiendo la historia temprana de la era Biden en Washington.

La importancia simbólica vital del proyecto de ley para un nuevo presidente que evalúa un punto culminante de sus primeros 100 días, probablemente con una oposición republicana bloqueada y una lucha de los líderes demócratas para acorralar a una bancada problemática, presagia dos años tumultuosos en el Congreso.

«Si actuamos ahora, de manera decisiva, rápida y audaz, finalmente podemos adelantarnos a este virus. Finalmente podemos hacer que nuestra economía se mueva nuevamente», dijo Biden la semana pasada.

El enfrentamiento por el alivio de covid también refleja la política cambiante de la pandemia, con Biden advirtiendo que la crisis está lejos de terminar y los republicanos argumentando que un aumento repentino en la distribución de vacunas y una caída en nuevos casos hace que una ayuda gubernamental mayor sea superflua.

El debate del Senado sobre el Plan de Recuperación Estadounidense comenzará de verdad el viernes después de que Johnson, quien lidera una apuesta republicana circense para desacelerar el proyecto de ley, obligó a los secretarios del Senado a leer el proyecto de ley en voz alta, un proceso que comenzó el jueves por la tarde y se espera que sea un maratón de 10 horas.

Durante un tiempo, Johnson fue el único senador en la cámara el jueves por la noche mientras los desafortunados secretarios del Senado revisaban el monstruoso texto, reflejando la grandiosidad inherente a una táctica que parecía programada para programas de noticias conservadores.

Al tratar de resaltar lo que él ve como un gasto excesivo masivo con un esfuerzo estancado, Johnson –quien recientemente fue visto lanzando afirmaciones delirantes de que los invasores con sombrero rojo del Capitolio de EE.UU. el 6 de enero no eran partidarios de Trump– está enfocando la atención en una conferencia republicana aparentemente comprometida con la política de obstrucción.

El líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer, criticó las tácticas de Johnson el jueves, diciendo que no haría mucho más que causar «dolor de garganta» a los secretarios. Pero los demócratas también pueden estar tranquilos de que un partidario de alto perfil de Trump propenso a teorías de conspiración descabelladas haya surgido como la oposición republicana más visible a sus esfuerzos, ya que les permite plantear que el Partido Republicano está en negación y es despiadado. Ese fue un mensaje que ayudó a Biden a posicionarse como el hombre para poner fin a una crisis nacional en su campaña el año pasado.

«Los estadounidenses deberían ver el proyecto de ley», dijo el jueves el representante demócrata de California Eric Swalwell en CNN «Newsroom». «Por eso se publica en línea».

«Cada hora que se realizan acrobacias como esta es una hora en que una persona hambrienta no es alimentada y una persona desempleada no está en el trabajo y alguien que necesita una vacuna, como un maestro, no la recibe», dijo.

Los republicanos corren el riesgo de oponerse a un rescate popular

Aunque el proyecto de ley es muy popular en el país, los republicanos, que han elegido arraigar sus esperanzas de un repunte en la base radical del expresidente Donald Trump, parecen convencidos de que no pagarán ningún precio por intentar bloquearlo.

Los demócratas, en su agresivo esfuerzo por convertir la medida en ley, están demostrando mientras tanto que han aprendido las lecciones del pasado. Si bien Biden hizo una demostración de estar abierto a las ideas republicanas sobre la medida, él y los demócratas ciertamente no están esperando un cambio de opinión al otro lado del pasillo.

El presidente argumenta que el dolor de la pandemia, con los estadounidenses desesperados por vacunas y millones sin trabajo, justifica la prisa. Pero aún están frescos en el Capitolio los recuerdos de los intentos inútiles de lograr que los republicanos cooperaran en la reforma del sistema de salud en la presidencia de Obama y el intento fallido por su aceptación de los proyectos de ley de rescate de la Gran Recesión.

Los demócratas no dieron a conocer el proyecto de ley hasta poco antes de que el Senado votara –con Harris como voto decisivo– para abrir el debate sobre la medida en líneas partidistas. Eso se debe a que se necesitaban cambios de última hora para obtener el apoyo de demócratas más moderados en otra señal de la naturaleza frágil de la mayoría del partido. Estos legisladores, por ejemplo, lucharon para reducir los umbrales de ingresos de corte –a US$ 80.000 para individuos y US$ 160.000 para parejas– para nuevos pagos de estímulo.

Los moderados demócratas también aseguraron nuevos fondos para banda ancha, hospitales rurales y Amtrak. Pero Dick Durbin de Illinois, de la mayoría en el Senado, advirtió en CNN que la mayoría final para la máxima prioridad de Biden aún no estaba asegurada.

«Hay discusiones activas en curso», dijo Durbin a Wolf Blitzer en «The Situation Room». «No deberíamos asumir el resultado final hasta que suceda».

En otra señal reveladora de la dinámica de poder cambiante en Washington, los demócratas también buscaban un solo voto republicano: Lisa Murkowski de Alaska.

Murkowski, quien de repente tiene un gran poder en el Senado fuertemente dividido como un voto decisivo, se unió a sus colegas republicanos para votar en contra de iniciar el debate sobre el proyecto de ley el jueves. Pero también sugirió que finalmente no había tomado una decisión, ya que busca hábilmente los beneficios para su estado antes de una carrera de reelección en 2022.

«Ya sabemos que hay algunas cosas que claramente no están relacionadas con el covid, pero estoy mirando algunas de las cosas que proporcionarán un nivel de alivio para un estado como Alaska «, dijo. «Entonces, tratar de hacer que un mal proyecto de ley funcione mejor».

Johnson también se postula para la reelección el próximo año en un estado que ganó Biden, luego de que el senador de Wisconsin llegara a un segundo mandato en 2016 en los faldones de Trump. El republicano no ha dicho si volverá a postularse, pero su conducta reciente muestra que si lo hace, contará con los partidarios del expresidente para devolverlo a Washington.

Los republicanos no pueden estar seguros de tener de su lado a Murkowski, de mentalidad independiente, que votó para condenar a Trump en su segundo juicio político, cuando se trata de la votación final, un escenario que probablemente se desarrollará a menudo durante los próximos dos años.

El senador John Thune de Dakota del Norte, el segundo republicano del Senado, dijo que tenía «esperanzas» de que su colega se mantuviera leal frente a una demostración de fuerza que permitiría al Partido Republicano representar la primera gran victoria de Biden, quien hizo campaña en una plataforma de unir a los estadounidenses, como puramente partidista.

El presidente se protegió contra tales argumentos el jueves al organizar una reunión bipartidista con miembros de la Cámara sobre la reforma de infraestructura en la Casa Blanca. La infraestructura será la prueba de fuego de la creencia de Biden de que realmente hay alguna forma de lograr que los rivales del otro lado del pasillo trabajen juntos. Es un tema en el que, en teoría, todos los miembros que deseen canalizar el dinero en efectivo a sus distritos deberían poder estar de acuerdo. Pero año tras año, la reforma de la infraestructura perece en el altar de la política partidista a medida que se avecinan las elecciones y el capital político se agota.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuarto cheque de estímulo: Bono de Navidad de $200 y $400 dólares: ¿Cuándo se pagan y quiénes lo reciben?

Crédito Tributario por Hijos: Nuevo pago sorpresa de $1800 del Child Tax Credit llegará en diciembre

Un hombre mata a tiros a sus cuatro hijos y a la abuela en Los Ángeles